jueves, octubre 19, 2006

Esta noche sucede como un eco de viejas historias
la memoria me traiciona
para traerme sólo imágenes que no busco
pero que vuelven
y se repiten
sobreviviendo a todos mis argumentos.
Trato de evadir el vértigo y el temor
pero su voz es más fuerte y me vence
sólo puedo mirarla de frente
memoria que traiciona, memoria que no envejece.
Me visto de valiente y tomo mi escudo
Le doy la espalda al recuerdo
Ensancho mis pulmones con el aire de su partida
Y saludo con un beso al futuro
Y me arrojo al viento ya sin pausas ni demoras
Y en este vuelo de vida y de descanso…
voy aprendiendo a sacudir el polvo de mis hombros
y ya no pesan tanto
bordeo el abismo sin mirar el fondo
me seco los ojos de vez en cuando
al menos una tarde olvidé soñar
mientras me contaba las historias que yo misma he trazado
(bosquejando algunas fantasías para que no duelan tanto).

Esta noche alzo la mirada, detengo el aliento
el viento me acerca la sonrisa de Dios
y me contagia
atrapo entre mis dedos todo lo que busco de la felicidad
aunque sé que aún hay algo que duele,
algo que se escapa,
y algo que no vuelve,
me acurruco dentro de tus brazos,
bajo tus ojos,
entre tus labios
y huyen derrotadas y solas
mi memoria y mi soledad.

5 comentarios:

gonzalo dijo...

derrotadas, pero no vencidas.

Anónimo dijo...

Aunque exista un vacío de tristeza y soledad en ese recuerdo que te separó tanto tiempo de esta felicidad, los amaneceres tomarán colores que no conocías, conocerás que esos brazos tienen otra fuerza, y esos ojos te harán descanzar y dejarte llevar... y quizás entender de que se trata vivir...

Maik dijo...

Me quedo en tus letras y tu pasión al ponerlas. Me quedo en tu memoria y en tu soledad. Me quedo en ti.
Un abrazo fuerte.

Porrita dijo...

tus letras me recuerdan a mi misma, cuando x andar olvidando y haciendome la valiente pienso y digo el nombre equivocado, la memoria tambien me traiciona.

saludos

gonzalo dijo...

hermosa noche aquella, amiga. las estrellas te esperan.