viernes, noviembre 10, 2006

Puedes querer el alba
cuando ames.
Puedes
venir a reclamarte como eras.
He conservado intacto tu paisaje.
Lo dejaré en tus manos
cuando éstas lleguen,
como siempre,
anunciándote,
Puedes venir a reclamarte como eras.
Aunque ya no seas tú.
Aunque mi voz te espere
sola en su azar quemando
y tu sueño sea eso y mucho más.
Puedes amar el alba cuando quieras.
Mi soledad ha aprendido a ostentarte.
Esta noche, otra noche
tú estarás
y volverá a gemir el tiempo giratorio
y los labios dirán
esta paz ahora esta paz ahora.
Ahora puedes venir a reclamarte,
penetrar en tus sábanas de alegre angustia,
reconocer tu tibio corazón sin excusas,
los cuadros persuadidos,
saberte aquí.
Habrá para aprender otra piedad
y el momento del sueño y el amor
que aquí permanecieron.
Esta noche, otra noche
tú estarás,
tibio estarás al alcance de mis ojos,
lejos ya de la ausencia que no nos pertenece.
He conservado intacto tu paisaje
pero no sé hasta donde está intacto sin tí,
sin que tú le prometas horizontes de niebla,
sin que tú le reclames su ventana de arena.
Puedes querer el alba cuando ames.
Debes venir a reclamarte como eras.
Aunque ya no seas tú,
aunque contigo traigas
dolor y otros milagros.
Aunque seas otro rostro
de tu cielo hacia mí.

Mario Benedetti

4 comentarios:

juanola dijo...

¿Cómo se puede escribir algo tan profundo?

Saludos

gonzalo dijo...

gracias por difundirlo.

Mónica dijo...

ahora ya se porque tu espacio se titula igual que el mío. El gran Benedetti.

puedes encontrarme en:
http://solomientrastanto.spaces.live.com

un saludo desde Galicia

Anónimo dijo...

Sabes amiga, te digo amiga porque se que lo eres aunque estes tan lejos físicamente y aún no me conoscas. Me encanta Benedetti, es imposible no sentirse identificado con su poesía, sus imágenes, su retórica, y tantas otras cosas. Ese poema lo leí en un libro de el llamado "El amor, Las mujeres y la vida", y esta de primero, de alli yo hice una canción, soy músico de profesion. Que placer saber que en este mundo aun existimos quienes estamos rotos, y nos comemos las flores.
Gracias.
Josbert
San Cristóbal, Venezuela.
Una tarde lluviosa de Junio.
josbert666@hotmail.com