domingo, diciembre 02, 2007

Un corazón quiso saltar un pozo
confiado en la proeza de su sangre,
y hoy se le escucha delirar de hambre
en el oscuro fondo de su gozo.

El corazón se ahogaba de ternura
de ganas de vivir multiplicado,
y hoy es un corazón tan mutilado
que ha conseguido morir de cordura.

Silvio Rodriguez

1 comentario:

Claudio dijo...

"En estos días todo el viento del mundo sopla en tu dirección,
la Osa Mayor corrige la punta de su cola,
y te corona con la estrella que guía, la mía.
...
En estos días no sale el sol sino tu rostro,
y en el silencio sordo del tiempo,
gritan tus ojos...
ay de estos días terribles,
ay de lo indescriptible".

parafraseando a la misma fuente...gruesos y fastuosos acordes, aunque inaudibles, acompañan a estas líneas cuyo destino eres tu.