martes, mayo 12, 2009

Amé...

Alguna vez amé la lluvia que bordeando mi silueta
Se arrojaba en bandada de ciegas y cristalinas mariposas
chocando torpemente contra las laderas de mis sombras
Mojando los vestigios escamados de mi piel de sirena.

Alguna vez amé la noche nítida y enlutada
Poderoso caparazón en ébano esmaltado
Que rompe con el miedo a tientas guardado,
Amé la oportunidad de no ser vista ni señalada

Amé los árboles añosos que frágiles se deshojaban
En manantiales dorados hacia el fondo del viento
el diáfano verdor que tapiza el invierno
y unos ojos de frío que sólo contemplaban.

Alguna vez amé los sitios inventados
Aquellos que habitan intrépidos entre versos y metáforas
Los paisajes cálidos que pueden crear las palabras
Los mismos que mueren en el borde de los labios.

Amé con sutil paciencia los sombríos designios
No calibré las líneas turbulentas de mis manos
Y vi morir mi amor vestido aún de blanco
Y velé los restos desalmados que apenas fueron míos.

4 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Ahora que ya lo has enterrado puedes salir en busca de tu arco iris.

Besos desde mi pozo.

Basquiat dijo...

amar para luego velar.
tu descripción ha sido magnifica, llega de imagenes cercanas, que nos muestran lo que todos alguna vez vivimos al toparnos con el amor.
felicitaciones por lo logrado,
besos

Madame Bovary dijo...

Precioso poema. Conozco gente que jamás se ha enamorado y que nunca ha conocido todo lo que describes aquí. Aunque en este caso no tenga un final feliz, tan sólo el hecho de haber sentido algo así y saber trasmitirlo con esa ternura, merece una felicitación.
Un beso.

Juanra "Cuchi" dijo...

prehistoricismos del Amor...o Alma.
excelente...

besos volados.