viernes, agosto 28, 2009

Ella se viste el cabello, de mujer
y adorna sus labios
con mutismo inconcluso
tiene
sudor de hembra
goteando en la mirada
y una piel de tierno musgo
que se eriza y se resbala.

Ella teoriza el dolor
conoce los tres vértices
de una lágrima
apaga luciérnagas
con un suspiro
para que nadie espíe
su soledad queloidada
y su voz de ingénito brillo
salpica preguntas
transparentes
-precisamente-
cuando todo calla.

5 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Su mutismo es seductor.
Siempre.

Besos.

Juanra López dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juanra López dijo...

el momento de la puesta en escena;

gotean miradas que el verso atrapa el rocío del aire...
ni el Atacama queda sin su razón húmeda con los primeros versos...
su mutismo es mutante y mutable.
excelente.
besos volados S.

Ego dijo...

A la Noche le pasa exactamente lo mismo.
Excepto con alguno de sus hijos favoritos.
Un bexo

Cassandra dijo...

"No te me mueras. Voy a pintarte tu rostro en un relámpago
tal como eres: dos ojos para ver lo visible y lo invisible,
una nariz arcángel y una boca animal, y una sonrisa
que me perdona, y algo sagrado y sin edad que vuela de tu frente,
mujer, y me estremece, porque tu rostro es rostro del Espíritu.

Vienes y vas, y adoras al mar que te arrebata con su espuma,
y te quedas inmóvil, oyendo que te llamo en el abismo
de la noche, y me besas lo mismo que una ola.
Enigma fuiste. Enigma serás. No volarás
conmigo. Aquí, mujer, te dejo tu figura."

RETRATO DE MUJER
Gonzalo Rojas