lunes, septiembre 21, 2009

Ultima Estacion

Atrévete a impregnarme
A diluirte en la mujer
Que tiembla en el caudal de mis venas

Insiste en desnudarme
Y domesticar a tu antojo
El instinto de mis caderas

Hazme brotar a tus pies
Seguirte con fidelidad de girasol
Derrámate en mi piel
Bajo mis manos mariposas
Y déjame revolotearte
Con efímera pasión
Como urge después de tanta espera

Habítame con urgencia
Que sólo tenemos por adiós
Esta primavera

10 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

La última estación del Via Crucis.
Porque a veces lo parece.
Un calvario.

Besos.

Alberto Fernando Losario Rofelos dijo...

Demonios...dónde firmo??

P.D: Uno puede soñar no. Son cosas de la vejentud que mira a la vistancia.

La Mona Bermúdez dijo...

Luego solo resta esperar el otoño, a sus vientos rebeldes y desfachatados. esos que sacuden ecos, esos que promueven un desprender. Caer (es necesario) cual dos hojas tambaleando, bailando con el viento, volviéndose remolino para reposar finalmente en tierra firme. en paz. La misma agua ya lleva sus fluidos entremezclados y habrán de resurgir los mismos en el milagro de lo no esperado.

Es claro...

Me encanto.

Y más.

Saludos!

Cas

Cronicas de la Contra dijo...

Los ciclos continuan....
Cada estacion otorga los sentires adecuados, precisos y se deben disfrutar al maximo

Divinas letras
Besitos

Basquiat dijo...

es tan palpable la exactitud de este poema que has cogido de las mareas, bellisimo.
besos

Mariluz dijo...

"... Atrévete a impregnarme
A diluirte en la mujer
Que tiembla en el caudal de mis venas"

Eso es tremendamente sensual :-)
hermoso Cass, mucho mucho

besos, amiga

Pablo dijo...

No sobrarían los versos,
si el deseado sincronizase.

Bersos, nuestros.

Juanra López dijo...

luz luz luz luz
alumbrada estas créeme
alumbras cada verso para que giren girasoles despistados.
besos volados.

Ego dijo...

Es lo que tiene enamorarse de un sueño.
Hipotecas la vida.
Y acabas pidiendo monedas bajo la lengua.
Un bexo y un verso

Roberto Anki dijo...

habita más no posee.