miércoles, octubre 21, 2009

Liberación

La noche arponea las nostalgias
y en la espesura del ocaso
sabiéndose desprotegidas
ellas punzan
y temen.
Como un éxodo
de abejas confundidas
chocan con mi espalda
eyaculan
y mueren.

7 comentarios:

Ego dijo...

La Noche es experta en nostalgias. Y quizás en discordias. No tengo claro si Eris está infravalorada, pero me alegro de que así sea.

Tu éxodo es verso.

No se delira lo que se ama.

Un bezo

Roberto Anki dijo...

Se delira lo que se ama, en realidad. Se delira y se escapa.
Es el nerviosismo desprotegido de un super ocho. Es un felino que acecha. Es su espalda.

TORO SALVAJE dijo...

Que no te hagan daño.
Tú eres fuerte. No van a poder.

Besos.

Juanra López dijo...

Zarpan hacía la oscuridad del día,
en una barca que hace aguas y achicamos, achicamos para en lo seco renacer.

Gracias.

Besos vooooolados

La Mona Bermúdez dijo...

Tal vez por eso, un hijo es cuna de nostalgias entre tanto más...

Siga brotando, siga haciendo renacer sus dichos en los demás que para eso hoy está Cassandra vestida de negro y amarillo!

Besos Reina Madre!

Mariluz dijo...

La nostalgia se adueña de la noche y la convierte en su cómplice, robándonos los placeres del sueño liberador.
besos amiga y arriba el ánimo

Pablo dijo...

el veneno de las abejas
es terapia,

y perdón por la demora
pero versos