sábado, octubre 31, 2009

Rebeldia

Hoy, en paciente rebeldía
al destino asignado
me presento polimorfa
mujer
arcilla
cántaro y caudal
grieta
semilla.

Mujer que se nombra
y se recicla
en sólo tres
designios
obstinados:

Sorprender
en pleno fracaso
la puntualidad de la muerte

Someter,
entre mis brazos
la impaciencia de la vida

Y extender,
y extender
el lapsus,
entre el primer verso
y el último orgasmo.

13 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Una obstinación que te define.
A la perfección.

Besos.

BELMAR dijo...

todos estamos a punto,
de encontarnos frente
a la pérdida del ser...

Pablo dijo...

No volveré a llegar tarde,
volcán de calma,
te verso
tanto

mentecato dijo...

¡Qué deleite el mundo de las buenas letras!

Un abrazo.

La mona Bermúdez dijo...

Una mujer polimorfa es capaz de fingir el orgasmo y acabar al encontrarle un sentido.

Brillante Cassandra.

tenés algo de salamandra, algo de caverna. ciertos toques de perversión y rebeldía que hacen que, leerte, den ganas de más.

La Maga dijo...

Una mujer que burla a la muerte y somete a la vida. ¿Pudiera ser tal encantamiento?

((... ... ...))

Roberto Anki dijo...

nunca hay un último orgasmo o en su defecto, todos son el último.

BELMAR dijo...


Introduje un(os) sutil(es) cambio(s) al relato, espero estimular tu imaginación:


http://belmarblog.blogspot.com/2009/11/bitches-brew.html

Alberto Fernando Losario Rofelos dijo...

Me declaro en rebeldía señor juez, de seguro la pena no puede ser tan mala como un último orgasmo fingido.

Cassandra dijo...

Antes de tener que fingir un orgasmo, prefiero quedarme comiendo chocolates, Sr. Losario. En todo caso no hay pena ni gloria en ello, sólo coherencia con la piel y los deseos.
Asi como espero que ese último orgasmo se retrase en el tiempo y sea sincrónico a mi último aliento.

Ely Cadillo dijo...

Lindo blog,
buen post,
un beso!

Alberto Fernando Losario Rofelos dijo...

Y cuanto chocolate come??

A veces los retrasos son peligrosos, en especial después de un orgasmo (fingido o no)

Logan X dijo...

Esa rebeldía de mujer (tal como la describes) es la que nos sorprende y encanta día a día..