martes, noviembre 17, 2009

Irreverencia

No me seduce Morfeo esta noche,
no quiere abrazarme
a sus látigos
de sueños transgredidos,
no me quiere en sus dominios.

Hay oscuridades que atragantan lo posible,
y desbordan el cansancio
donde acude
perpleja la esperanza
con sus ojos oprimidos.

Me rebelo al abandono de los dioses
sacudiendo la impotencia desvelada
y a espaldas de Morfeo
esgrimiendo su castigo
sueño
y deliro.

3 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Con los años Morfeo se ha vuelto un desastre.
Ha descuidado sus obligaciones y se merece ser despedido por incompetente.

Besos y nanas.

Antonio Alfonso Alonso dijo...

Recurre al Diazepam, el dios del sueño de este siglo...

Basquiat dijo...

deliremos entonces!!