martes, marzo 08, 2011

Aθηναία ( Bajo el amparo de Atenea)


Traigo del silencio
Y de la ira
Como ritual y ofrenda
-Y en íntima vergüenza-
La cabeza de Medusa
Aquella que volvía piedra
Los mortales corazones
De quien osara verla.

Tú, que vengaste
La profanación de mi inocencia
Me inclino ante tu estampa
De sabia consejera.

Yo, aprendiz y profetisa
Aclamo tu justicia
Y envuelvo mis venganzas
En tu manto de sapiensa
Me someto a la pausa
Para aprender que la contienda
No es sangre desparramada
Sino la valiente estrategia
Del equilibrio y la nobleza
Entre la erudita templanza
Y el arte de sostener con fuerza
Mi propia
Égida.

4 comentarios:

Larisa dijo...

Buscas buenos aliados, profetisa. Y creo que Atenea comprende a la perfección ese llamamiento hecho en versos. Además, seguro que agradece que no le hables de usted.

Dedo hacia arriba y comisuras estiradas.

El Drac dijo...

Un poema que se diferencia de los demás, en su fuerza y en su estilo recurriendo a los dioses del olimpo. Un gran abrazo y que nos sirva para conmemorar este día tan especial. FELIZ DIA MUJERES DEL MUNDO!!

MariluzGH dijo...

Tú eres la mejor arma para combatir a quienes te combatan.

Preciosos versos

dos abrazos y dos besos

TORO SALVAJE dijo...

Siempre me pareciste una Diosa.

Besos.