sábado, agosto 03, 2013

Me abunda la piel
Y se extiende
Hasta el límite de fuego
Que imponen tus manos
Se expande, se eriza
Dócil y convulsa
Se sofoca entre tus dedos
-Riachuelos de lava
En trayecto lento-.

Me abruma la piel
Desobediente
Cuando cómplice y traviesa
Soberanamente valiente,
Se enlaza a tu propuesta
Ignorando viscerales excusas
Y se ofrece
A  ingenuas promesas.

(Prefiero esta piel, en desacato
A la sordera profanante de mis sentidos
Los que han optado por el destierro
Dejando a mi cuerpo
Recluido a la pálida violencia del vacío.)

1 comentario:

Mariluz G H dijo...

Me gusta la imagen esa de la piel en desacato :)

besos, niña poeta