martes, noviembre 27, 2007


Mujer, amante y hechicera

muestra alba su simpleza

sin compleja explicación...

Hay quienes huyen cuando se sonroja

porque escapa de su sol

por pasión o por temor

(a ser herida en su calor)

Sencilla y virtuosa compañera

de noches a la deriva

se mantiene como guía, aclarando la razón...

¿La reconoces?

No importa lo austral que se encuentren tus pupilas

sé que esa noche a la distancia

la mimaste igual que yo.

1 comentario:

Claudio dijo...

Porque tememos a la oscuridad?
Cuando es la única forma de verla...
esa noche y en tu compañía me atreví a conocer algo más de sus secretos. Divisé sus vacíos e inmensos mares,
aprendí que su norte está invertido y que su faz es embellecida por crateres sin lava.
Tomó algún tiempo ver tanta belleza por el tránsito incesante y envidioso de las nubes - los segundos que la vi en su plenitud bien valieron la pena, al darme cuenta que tu mirada estaba orientada hacia el norte en aquel preciso momento ... junto a la mía, triangulación maravillosa!
La mujer hechicera se transformó esa noche, con su haz de luz en nuestro secreto faro.