sábado, agosto 08, 2009

Caminé hacia su cama mientras le buscaba la mirada. Pero la escondía.
El hospital estaba frío, quizás sus robustas paredes no era suficiente escudo para este invierno. Y definitivamente, mi presencia no era suficiente escudo para su dolor.
De sus ojos quedaban dos mariposas negras, que fueron ahogándose lentamente mientras subía la marea. Quise abrazarle la tristeza, pero la escondió. No forcé su huida, y me quedé a esperar, sus manos enredadas entre invisibles dudas me pedían paciencia, y lo esperé acompañada de su silencio y el mío.
Escondía sus 13 años bajo un ceño de viejo sabio, aunque sin querer entre los sueños se le escapaba el niño.
Rompió el frío con una de sus mariposas estrellándose con mi pupila. Decidí preguntar por el nudo de sus manos mientras las escondía:

- Qué te pasa?
- Me duele la vida
- Qué parte de la vida?
- Los sentidos
- Te duele sentir?
- Me duele oír, ver, tocar, lamer, que estoy vivo
- Y cuando ya no lo estés?
- Podré percibir sin este pesado enjambre de nervios.
- …..
- Los imagino como firmes lianas que me atan a la vida, se entrecruzan y descansan en tensar mis músculos y erguir mis huesos. Vibrando como un violín asustado y gimiendo en mi cerebro.
- ….
- Si corto las lianas seré libre. Sólo tendré mi instinto que no depende.
- No temes?
- Le temía al miedo. Porque el miedo duele y se ve en el cuerpo.
- Quieres dejar de sentir?
- Quiero desprenderme
- Quieres partir?
- Quiero dejar de esconderme.

(A Gabriel... Gracias)

7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

No sé como puedes.
Es tan duro...

Saludos.

Roberto Anki dijo...

"Durante años, copiando a los demás, traté de conocerme
Desde dentro no podía decidir que hacer
Incapaz de ver, escuche mi nombre
Luego, salí afuera
Hoy, como cualquier otro día, nos despertamos vacíos y asustados
No abras la puerta del estudio y empieces a leer
Coge un instrumento musical.
Deja que la belleza de lo que amamos sea lo que hacemos
Hay cientos de formas de arrodillarse y besar el suelo.
La brisa de la mañana guarda secretos para ti
No te vayas a dormir.
Debes pedir lo que realmente quieres
No te vayas a dormir.
La gente va y viene a través del umbral
Donde los dos mundos se tocan
No te vayas a dormir
Toma a uno que no lleva sus cuentas
Que no quiere ser rico, ni tiene miedo a perder
Que no tiene interés alguno en su personalidad: es libre.
Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal, hay un lugar
Nos vemos ahí.
Cuando el alma yace sobre la yerba
El mundo esta demasiado lleno para hablar de él
Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'
No tienen sentido.
Estoy llorando, ¡tanto me dicen las lágrimas!
la pasada primavera, dicen, menos verdor
que débil te encontrabas
Recuerda una de todas nuestras noches
pero no recuerdes lo que te dije"

Rumi

Ego dijo...

Todos al final tememos a lo mismo: al miedo.
Siempre.
Y, sí, claro que se ve en la piel. Y en los ojos. Se te pinta encima.
Pensaré en ello.
Un bexo...

Juanra "Kuchi" López dijo...

si somos fotones como escondernos de la fuente de creación...
vencer su Energía Oscura.

besos volados

Ego dijo...

Paso a darte un abrazo antes de volar.
Dale de comer a esos sueños.
Llora sólo por aquello que valga la pena. Ríe por todo.
Kalinicta.

Mariluz dijo...

¡¡cómo duele leerte!!

un beso

mentecato dijo...

A veces sería bueno que el alma volara como el aire, siempre como música por las arboledas y ser el pensamiento sin ataduras y consistencias...

Un abrazo.