lunes, octubre 04, 2010

Anónimo

A ti que deliras hiel,
Odio y secretos,
Que batallas minando mi espacio
Con racimos de miedo.
A ti, que sacralizas tus pecados
Ultrajando las entrañas de mis versos
Y en impotentes espasmos
Maldices, la esterilidad de tu deseo.

(Admite la autoría de tu exiguo
Poder
Sobre la insolencia de mi cuerpo)

6 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

No has de hacer ni caso.

Como si no existiera.

Besos.

Madame Bovary dijo...

Tal vez esa persona no merezca siquiera que le dediques un poema tan hermoso.

Un beso.

Basquiat dijo...

declaración, enfrentamiento, imponiendo sobretodo la belleza de tu arte.
besos.

Logan X dijo...

Creo que Madame Bovary tiene toda la razón....

Larisa dijo...

Me gustaría saber odiar bien. Debe de ser una sensación enorme.

Te abrazo en soneto

MariluzGH dijo...

Mi querida niña ¡¡pasando!! como decimos en mi tierra. La mejor bofetada es la que no se da... así que sigue deleitándonos con tus versos ¡y a quien no le guste que no mire!

beso