martes, agosto 09, 2011

Serendipia


No hay laberintos ni sortilegios
Ni altares al misterio

Cuando se acumulen en tu mente los ¿por qué?
Recurre a la memoria mutua
A la savia que humedece los recuerdos
A la raíz de nuestros ecos

Allí,
Libraremos la herencia
De dos destinos
Y el último sueño compartido
Te responderá en elocuente silencio
“ES”

4 comentarios:

Logan X dijo...

No creo que se trate de loca palabrería, ni presagios sin destinos, ni menos delirios.
Sin embargo, la sonrisa mutua estará siempre presente ...

MariluzGH dijo...

Bendito descubrimiento :)

dos abrazos (o tres)

Larisa dijo...

¿Quién ha entrado en tu blog, profetisa, y se ha atrevido a escribir que no hay laberintos ni sortilegios ni altares al misterio? ¿Quién ha sido, que me lo como?

Bah, estos racionales ya no saben qué decir para llamar nuestra atención.

Bicos de vuelta.

Juanra López dijo...

Es un placer seguirte...venir a tus versos compañera es una raíz con el eco de tu sensibilidad.