martes, agosto 23, 2011

Viaje


Permíteme esta noche
transportarte a mis delirios
y sin señales ni advertencias
-con la sencillez de lo divino-
vibrar sin resistencias
al abandono de la carne
volver al desapego, al nido
donde seremos nuevamente
la sal, los besos
la imagen
el tacto
el universo
que ya hemos sido.

Permíteme amarte
liberándote de tu cuerpo
y ofreciéndote el mio.

7 comentarios:

Larisa dijo...

Si es digno de ser invitado al viaje, vale. Tu criterio siempre es sabio, profetisa incomprendida.

"Volver al desapego". Magistral.

Aquí tienes mis besos al punto de sal.

MariluzGH dijo...

"transportarte a mis delirios
y sin señales ni advertencias
"

¿Quién puede resistirse a esa entrega, por Dior?... :)

besos y abrazos mediterráneos

Esilleviana dijo...

realmente todo el poema es reseñable y perfecto para destacar... pero por no repetir los versos de las dos chicas precedentes, me quedo con: "Permíteme amarte
liberándote de tu cuerpo
y ofreciéndote el mio".

... desocupando un cuerpo para dedicarse de lleno a la otra persona; es esplendidez y derroche de amor.

es precioso.

un saludo

TORO SALVAJE dijo...

Nada más fácil.
Que te lo permita.

Besos.

Pablo Mariosa dijo...

Una atrapante propuesta...

¿Cómo negarse?

Saludos,

Pablo

Madame Bovary dijo...

Precioso. Es imposible que se niegue.

Un beso.

........no lo recuerdo dijo...

la primera vez que veo tu blog y al leer tus poemas sean convertido algunos en mis favoritos en verdad (: sobretodo este me ha realmente facinado gracias por escribir cosas tan asombrosas.