martes, julio 07, 2009

Redencion

Mientras giro
y aún dudo,
me permito
los errores
ondulantes
de mis caderas.
Entonces,
asumo
ser
demasiado mujer
para ser perfecta.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Los errores ondulantes de las caderas...
Qué imagen más provocadora.
Un abrazo

Basquiat dijo...

buenicimo.

Mariluz dijo...

¡Maravilloso!! qué profundidad, por dios
"demasiado mujer para ser perfecta"

un abrazo