miércoles, diciembre 09, 2009

Tu delirio

Te dejaré ciego
libaré tus párpados
con el hambre
de mi beso,
jugaré a rondarte
con felino celo.
No podrás tocarme,
sólo podrás oler
los vapores de mi sangre
supurando de tu pecho
y lamer
la saliva de mi sexo
huyendo entre tus dedos.

No podrás besarme,
ni recoger
las huellas de mi lengua
enredándose en tu cuello
descendiendo al sur de tu latido
acampando al centro de tu intento
rociando de humedades
la cima y los faldeos
de tu ego.

No abrirás los ojos
por miedo,
por terror a no encontrarme,
por temerle a la ausencia
de mi voz en el espejo
y saberte preso
y culpable,
otra vez
de tu deseo.

9 comentarios:

La mona Bermúdez dijo...

Y de repente no me alcanzan las siete vidas que tengo para pedir perdón. Y la cobardía se vuelve mudez que anuda placer al leerte, querida Cass. Tocaya.


Un honor esas letras!

Terminé.
Yapó!

TORO SALVAJE dijo...

Esa es una tortura intolerable.
Que crueldad.

Besos.

Cassandra dijo...

Los delirios no son torturas, sólo treguas de vida para el delirante...

Madame Bovary dijo...

¡Qué aburrida sería la vida sin poder experimentar, alguna vez, esos delirios!

Un beso.

Camille Stein dijo...

atroz delirio
saberse preso
de este afán
de este deseo
culpable...

bello, Cassandra

un beso

Meigo,aprendiz de Druida dijo...

Hay delirios que saben a ambrosia.
Muchos besos.

MariluzGH dijo...

Tu delirio, mi delirio, los delirios...
tan posesivos como crueles,Cass, y tu los dominas a la perfección (o al menos sus versos) ;)

qiero felicitarte las fiestas de forma diferente, mira en el loco:
http://mariluzgh.blogspot.com/2009/12/por-siempre-joven.html

abrazos desde la nieve y la lluvia

TORO SALVAJE dijo...

ejem, ejem...

Alís dijo...

Bendito delirio y hermoso poema