domingo, noviembre 13, 2011

Viaje III


Un azul navegante
penetra en la pupila virgen
las alas baten estrellas
que huyen
raudas
hasta hacerse fugaces
un alma forastera
que deja su nido
para encontrarte.

5 comentarios:

Larisa dijo...

Hace unos días intuí que lo fugaz y lo eterno son algo así como siameses. Y, aunque no me creas, no sabes cómo me la maravillaría yo por estar ahora mismito en tu tierra.

Nah, cosas mías.

Besos raudos, profetisa.

MariluzGH dijo...

A veces soy un alma forastera para mi misma, querida CasSandra y escapo de mis pupilas... pero es momentáneo, en seguida dejo las negruras y vuelvo a las estrellas

dos abrazos grandes, como para cuatro
:)

TORO SALVAJE dijo...

Yo te recuerdo a diario.
Cada vez que veo un hermoso tablero de ajedrez.
No hay día que no me acuerde de ti.

Besos.

azulnavegante dijo...

a veces pienso si es necesario hacer este viaje en lazarme en tus pupilas y no perderme en un parpadeo...podra ser ...que la inmortalidad se halle en tu mirada...

azulnavegante dijo...

y sonries
y te silencias
y te duermes
mientras intento entender tus mapas
y te despiertas
y zarpas en lo inconmesurable de tus dias...